Área de mediación

"Soy el amo de mi destino el capitán de mi alma" Nelson Mandela

¿Qué es la mediación?

 

La mediación es un procedimiento estructurado, regulado por ley, que se dirige a facilitar la comunicación entre las personas, para que gestionen por sí mismas una solución a los conflictos que les afectan, con la asistencia de un tercero, un mediador. Se define como una negociación asistida.

Se trata de un procedimiento ágil, flexible y altamente efectivo para la resolución de conflictos, es una alternativa al proceso judicial.

 

¿Qué es la sesión informativa de mediación?

 

La sesión informativa es un espacio para presentar a las partes en disputa las características del proceso de mediación

.

 

¿Cuáles son nuestros servicios de mediación?

 

Nuestra especialidad son mediaciones en el ámbito empresarial, de derecho, privado, inmobiliario y familiar.

 

  • En el caso de que estén interesados en un proceso de mediación, y que determinemos que cual es el procedimiento adecuado para su caso en concreto, las partes firmarán una SOLICITUD DE INICIO de la mediación. Nosotros nos pondremos en contacto con la otra parte, para informarle del proceso.
  • Si todas las partes aceptan iniciar la mediación, en la SESIÓN CONSTITUTIVA, se determinará y firmará un Acta que hará referencia a todos los aspectos concretos del proceso de mediación: partes, objeto del conflicto, número de sesiones individuales y conjuntas, duración, lugar de la mediación, honorarios del mediador.
  • El proceso finaliza con la firma del ACTA FINAL, donde se recogerán, en su caso, los acuerdos totales o parciales de las partes.
  • Hay que nombrar que en las mediaciones empresariales efectuamos un estudio previo del caso, lo que tradicionalmente se denomina PREMEDIACIÓN, y las sesiones de mediación se harán siempre en presencia de los abogados de ambas partes.

 

 

¿Qué casos pueden ser objetos de una mediación?

 

En general, podemos decir que el proceso de mediación es aplicable a cualquier conflicto, siempre que sea voluntad de ambas partes acogerse al mismo.

No obstante, al existir otros procedimientos de resolución de conflictos, en una entrevista previa se determinará la idoneidad o no del proceso de mediación para su caso en concreto.

 

Mediación Familiar:

 

Algunos de los conflictos que se tratan habitualmente en mediación familiar:

  • Conflictos relativos a nulidad matrimonial, separación o divorcio y medidas en relación hijos y pensiones.
  • Los acuerdos a alcanzar por las parejas estables cuando se rompe la convivencia.
  • Discrepancias en el plan de parentalidad.
  • Los conflictos sobre el cuidado de las personas mayores o dependientes.
  • Relaciones abuelos-nietos.

 

Mediación en el ámbito del derecho privado y mercantil:

 

Algunos de los conflictos que se tratan habitualmente en mediación derecho privado y mercantil:

  • Las cuestiones derivadas de la sucesión de una persona.
  • Reclamaciones en el tema de consumo.
  • Conflictos en relación seguros.
  • Conflictos en el ámbito inmobiliario, entre vecinos, entre propietario e inquilino, entre comprador y vendedor, límites de propiedades, comunidades de propietarios…
  • Los conflictos relacionales surgidos en el ámbito de las asociaciones y fundaciones.
  • Conflictos surgidos en el seno de una empresa familiar.
  • Conflictos societarios.
  • Responsabilidad de administradores sociales.

 

 

 

¿Qué características tiene el proceso de mediación?

 

La mediación es un proceso voluntario y las partes pueden decidir libremente iniciar o no el proceso de mediación, y pueden desistir del mismo en cualquier momento.

La persona mediadora debe conducir el proceso en un contexto de neutralidad e imparcialidad, ayudan a estudiar cada uno de los puntos en discusión, favoreciendo los intereses comunes de forma que permita acuerdos satisfactorios para todas las partes.

Hay que tomar en consideración que las partes, aunque son las protagonistas en la toma del acuerdo, deben estar asesoradas por su respectivo abogado.

Toda la información, oral o escrita, conocida en el proceso de mediación es confidencial para todo aquel que intervenga, partes, mediador, abogados y en los su caso peritos o cualquier otro profesional. Todas las partes firmarán compromiso de confidencialidad.

Las partes han de aportar la información necesaria para que tanto ellas como el mediador puedan estudiar los temas de discusión y tratarlos con el conocimiento adecuado. Las partes se comprometen a mantener también la confidencialidad.
Las partes y el mediador han de actuar en todo el proceso de acuerdo con los principios de buena fé.

El mediador puede también abandonar la mediación cuando considera que alguna de las partes actúa de mala fe, por obtener información, dilatar el procedimiento, entre otros aspectos.

 

 

¿Cuáles son las ventajas de la mediación?

 

  • Las partes se hacen cargo del conflicto, asumen su protagonismo en la resolución del mismo, la responsabilidad por el acuerdo y de su cumplimiento.
  • En caso de acuerdo se llega a una solución en la que todas las partes se sienten ganadoras.
  • Favorece la comunicación entre las partes y permite reestructurar de la manera más funcional y constructiva posible la relación futura entre ellas. Crear un marco de colaboración, por lo que pueden surgir nuevas oportunidades de negocio.
  • Disminuye las tensiones y pacifica el conflicto, disminuyen los costes emocionales.
  • La confidencialidad evita un daño a la imagen o la reputación corporativa de las empresas.
  • El hecho de que sea voluntario hace que las partes siempre tengan control sobre el proceso, y sobre el acuerdo final, esto provoca que haya un índice importante de cumplimiento.
  • El proceso se formal pero a la vez flexible, el mediador se adapta a las partes para la fijación de las sesiones de mediación.
  • Proceso ágil y rápido que hace que las partes ahorren tiempo.